Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Religiosos

El Hombre que cambió el Mundo

El Hombre que cambió el Mundo,

(Relato Religioso. 72)

Aunque miles de millones de personas han poblado el planeta, el recuerdo de la mayoría de ellas se ha perdido en las arenas del tiempo. Aún así, algunas han cambiado el curso de la historia y han contribuido a que nuestra vida sea como es. Tomemos como ejemplo el poder imaginarnos un día cualquiera. Usted se levanta por la mañana y se prepara para ir al trabajo. Quiere aprovechar el tiempo, así que se lleva un libro o una revista para leer en el autobus. Y antes de salir, se toma el antibiótico que le recetó su médico para la infección de garganta. ¿Se ha dado cuenta?. Apenas comienza su día y ya tiene mucho que agradecerles a cuatro eminentes personajes que mencionamos a continuación.

Comencemos por Michael Faraday. Es gracias a este físico brillante nacido en 1791, que hoy podemos hacer uso de la electricidad, pues él desarrolló el motor y el generador eléctricos. 2-Ts’ai Lun. A este funcionario de la corte imperial china se le atribuye la mejora del sistema de fabricación del papel en el año 105. Este fue el primer paso hacia la producción masiva de papel. 3-Joannes Gutenberg.  Al crear la primera prensa de tipos moviles alrededor del año 1450, este inventor alemán consiguió que se abaratara la impresión. Como resultado, hoy está generalizado el acceso a una enorme variedad de información. Finalmente, Alexander Fleming. Este investigador escocés descubrió en 1928 un antibiótico al que llamó penicilina. Desde entonces, las infecciones bacterianas se tratan habitualmente con antibióticos. En efecto,  muchas comodidades de las que gozamos en la actualidad, así como ciertos avances en el campo de la salud, se los debemos a un pequeño grupo de hombres y mujeres excepcionales.

Pero  hay un personaje que se destaca por encima de los demás. Se trata de un hombre de origen humilde que murió hace casi dos mi años. Dejó un valioso legado a la humanidad: un poderoso mensaje de esperanza y consuelo. Ha sido tanta la influencia de sus enseñanzas en gente de todo el mundo, que muchos concordarán en que fue, sin lugar a dudas, el hombre que cambió el mundo. ¿De quién estamos hablando?. Ni más ni menos que de Jesucristo. En varios relatos subsiguientes vamos a analizar, para conocimiento de mis amigos lectores, cuál fue su mensaje y hasta qué grado puede influir en nuestra vida.

“Nada hace tan especial al sabio de Capernaum (ciudad en la que solía quedarse Jesús mientras predicaba en el distrito de Galilea), como el hecho de que sus enseñanzas continúen hoy profundamente enraizadas en el corazón y la mente de la gente”. Palabras de Gregg Eastbrook, escritor. No hay duda que las palabras son poderosas. Bien escogidas pueden motivar, dar esperanza e incluso cambiar vidas. Pero nadie les dio mejor uso que Jesucristo. Así lo ilustra el testimonio de alguien que lo oyó pronunciar el conocido Sermón  del Monte: “Cuando Jesús terminó estos dichos (escribió tiempo después), el efecto fue que las muchedumbres quedaron atónitas por su modo de enseñar”.- Mateo, capítulo 7, versículo 28.

Sí, su mensaje fue universal. En la actualidad, gente de todo el mundo conoce algunas de las profundas enseñanzas de Jesús. Por ejemplo: “No pueden ustedes sevir como esclavos a Dios y las riquezas”. -Mateo 6:24. “Todas las cosas que quieren que los hombres les hagan, también ustedes de igual manera tienen que hacérselas a ellos”. -Mateo 7:12. “Paguen a César las cosas de César, pero a Dios las cosas de Dios”. –Mateo 22:21. “Hay más felicidad en dar que en recibir”. –Hechos 20:35.

Sin embargo, Jesús hizo más que solo enunciar máximas cargadas de sabiduría. Su mensaje era poderoso porque revelaba la verdad sobre Dios, daba sentido a la vida e indicaba claramente cómo se acabaría de una vez por todas con el sufrimiento, a saber, mediante el Reino de Dios. Analicemos el contenido de su mensaje. Así comprenderemos que hace que “sus enseñanzas continúen hoy profundamente enraizadas en el corazón y la mente” de millones de personas. ¿Qué enseñaba y decía Jesús sobre sí mismo?. Veamos a continuación.

“Jesús tenia muy claro quién era, de donde vino,  por qué bajó a la Tierra y qué le esperaba aquí”, dijo Herbert Lockyer, escritor. Para poner fe en Jesús y sus enseñanzas, antes tenemos que conocerlo bien. Debemos saber quién era, de donde vino y cuál fue su propósito en la vida. En los Evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan, encontramos la respuesta a todas estas cuestiones y, lo que es más, de boca del propio Jesús. Comencemos aprendiendo de donde vino.

En cierta ocasión, Jesús dijo: “Antes que Abrahán llegara a existir, yo he sido”. –Juan 8:58-. Si nació unos dos mil años después de Abrahán, ¿cómo es posible que existiera antes que este fiel patriarca?. “Porque –explicó él- he bajado del cielo”. –Juan 6:38-. Por estas palabras podemos llegar a comprender de que Jesús tuvo una existencia antes de nacer en la Tierra en los cielos mucho tiempo antes de Abrahán.

Aunque Jehová Dios tiene muchos hijos angélicos, Jesús es diferente del resto. El mismo se describió como el “Hijo de Dios”. –Juan 3:18-. Es el hijo unigénito porque es el único que fue creado directamente por Dios. Todo lo demás fue creado a través de Jesús. Lea en su Biblia, por favor, Colosenses 1:16.

“Hijo del hombre”. Esta fue la expresion que más utilizó para referirse a sí mismo. –Mateo 8:20-. Así aclaró que era un ser humano en toda regla y no un ángel materializado, ni una encarnación de Dios o de cualquier otro ser espiritual. Mediante el espíritu santo, Dios transfirió la vida de su Hijo a la matriz de una virgin de nombre María. Jesús pasó de vivir en los cielos a nacer en la Tierra como un ser humano perfecto, es decir, sin pecado. –Mateo 1:18, Lucas 1:35 y Juan 8:46.

Jesús llegó a ser el Mesías prometido. Cuando cierta mujer samaritana le dijo: “Yo sé que el Mesías viene”, Jesús le contest: “Yo, el que habla contigo, soy ese”. -Juan 4:25, 26-. Los términos ‘mesías’ y ‘cristo’ significan lo mismo: “el ungido”.  En otras palabras, Jesús fue elegido de Dios para desempeñar una importante función en el cumplimiento de las promesas y voluntad divina.

Y, ¿Cuál fue su principal comisión?. El mismo explicó cuál era: “Tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado”. –Lucas 4:43-. Aunque es cierto que realizó muchas buenas obras, lo más importante para él era anunciar el Reino de Dios. Pero dejemos para otros relatos lo que enseñó acerca de este Reino.

Hasta ahora, todo lo que hemos analizado nos demuestra que Jesús no fue un ser humano cualquiera. (Hallará más información sobre Jesús y su papel en el propósito divino en el capítulo 4 del libro ‘¿Qué enseña realmente la Biblia?’, editado por los Testigos de Jehová). Como veremos en otros relatos religiosos sobre Jesús, lo que él aprendió mientras estuvo en los cielos hizo que sus enseñanzas aquí en la Tierra tuvieran mucho más valor. De ahí que su mensaje haya calado hondo en la vida de tantos millones de personas de todo el mundo.

En el siguiente relato trataremos de lo que Jesús llegó a enseñar sobre su Padre celestial, Jehová Dios.  Mientras, le invitamos a que lea los cuatro Evangelios mencionados antes para que se familiarice más acerca del hombre más grande de todos los tiempos, el hombre que cambió el Mundo: Jesús.

Datos del Cuento
  • Categoría: Religiosos
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 1168
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.057
»Autores Activos: 127
»Total Comentarios: 11.672
»Total Votos: 908.397
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.629.801