Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Infantiles

Abigaíl y David.

Abigaíl y David.

(Historia Bíblica para niños. 59).

Las victorias del joven David despertaron en el monarca Saúl una envidia asesina. David tuvo que huir para salvar su vida. Y aunque pasó años huyendo, siempre fue leal a Saúl. ¿Por qué?. Porque sabía que había sido nombrado rey por Jehová Dios y era quien lo habia colocado en el trono de la nación de Israel.

Poco tiempo después de haber tenido que huir, David se esconde en una cueva. Sus hermanos y el resto de su familia vienen a donde él. Y unos 400 hombres llegan a unirse a David y él se convierte en su líder o jefe del grupo. David va entones al rey de Moab y le dice: “Por favor, deja que mi padre y mi madre se queden contigo hasta que yo vea lo que me pasa”. Después, David y sus hombres empiezan a esconderse en los montes.

Un tiempo más tarde, David conoce a Abigaíl. El esposo de ella, Nabal, es un hombre rico que tiene muchas tierras. Tiene tres mil ovejas y mil cabras. Pero Nabal es cruel. Sin embargo, su esposa Abigaíl es una bella joven muy bonita e inteligente porque también sabe hacer lo correcto. En una ocasión llegó a salvar a su propia familia. Vamos a ver como fue.

David y sus hombres han sido bondadosos con Nabal. Han ayudado a proteger sus ovejas. Un día David envía a sus  hombres a pedirle un favor a Nabal. Ellos llegan a donde este hombre rico que está junto a sus ayudantes recortando la lana de sus oveja. Es un día de fiesta y Nabal tiene muchas cosas de comer buenas y deliciosas. Así que los hombres de David le dicen: “Hemos sido buenos contigo. No te hemos robado ninguna oveja, pero te ayudamos a cuidarlas. Por favor, ahora danos algún alimento”.

“No voy a dar alimento a hombres como ustedes”, responde Nabal. Habla con crueldad y dice cosas malas acerca de David. Cuando los hombres regresan y le dicen a David lo que ha ocurrido, él se enoja mucho. “!Pónganse las espadas!”. Les dice. Y salen a matar a Nabal, a su familia y a sus hombres.

Uno de los hombres de Nabal, al oir las palabras crueles de Nabal, le dice a Abigaíl lo que ha pasado. Enseguida Abigaíl prepara algún alimento, lo pone sobre unos asnos y sale al encuentro de David. Cuando lo halla, se baja de su asno, se inclina y le dice: “Por favor, señor, no prestes atención a mi esposo Nabal. El es tonto y hace cosas tontas. Aquí tienes un regalo. Acéptalo, por favor y perdónanos lo que ha pasado”.

“Eres sabia”, contesta David. “Has evitado que yo mate a Nabal en pago por su crueldad. Vuelve a tu casa ahora en paz”.

Con el pasar del tiempo, después que Nabal muere, Abigaíl llega a ser una de las esposas de David.

¿Qué aprendemos de esta historia bíblica?. Que siempre debemos ser bien agradecidos con toda persona, aunque no nos halla hecho algún favor o bien, debemos actuar generosamente con todos ya sean familiares o amigos, “porque Dios ama al dador alegre”.- 2 Corintios, capítulo 9, versículo 7.

Este relato y sus detalles, puedes encontrarlo leyendo en tu Biblia el libro de 1 Samuel 22:1 al 4 y 25:1 al 43. Y que aprendas a leer la Biblia, aunque sea un solo capítulo, todos los días de tu vida.

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 68
  • Valoración:
  •  
Comentarios


Al añadir datos, entiendes y Aceptas las Condiciones de uso del Web y la Política de Privacidad para el uso del Web. Tu Ip es : 54.158.30.219

0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.426
»Autores Activos: 130
»Total Comentarios: 11.712
»Total Votos: 908.407
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 37.003.801