Busqueda Avanzada
Buscar en:
Título
Autor
Cuento
Ordenar por:
Mas reciente
Menos reciente
Título
Categoría:
Cuento
Categoría: Infantiles

¡ellas también necesitan jugar!

Mamá y Papá habían traido a casa un nuevo cachorro que encontraron en el albergue. La habían llamado Reshma.

 


Reshma era pequeña y muy juguetona. No tenía una raza conocida, pero lo más importante es que sería una buena influencia para Juno, la perrita de la familia. Juno fue abandonada por las calles de la ciudad, donde los del albergue la encontraron muerta de frío, de hambre y muy asustada. Habían pasado dos años desde que Juno estaba en casa y no habían conseguido que se le quitara el miedo a la gente. Y más desde que nació Abril. Por eso Papá y Mamá querían encontrar un hermanito o hermanita para Juno, y Reshma parecía la perfecta opción.
 

Cuando Reshma llegó a casa, era muy juguetona y quería estar siempre en los brazos de la gente. Intentaba jugar con Juno, pero ésta seguía muy asustada y no quería que se le acercara. Sin embargo para Abril era perfecta, ya que con ella sí podía jugar. Juno sin embargo huía cuando veía a Abril gatear hacia ella.


El tiempo pasó y Reshma se fue haciendo más mayor y a tener más fuerza, sin embargo seguía siendo el mismo cachorro juguetón de siempre. Mordía las patas de las sillas, se hacía pis por toda la casa, ladraba algunas noches, se comía todo lo que veía por el suelo, hurgaba en la basura..., Mamá y Papá estaban desesperados. Cada vez que llegaban a casa Reshma había hecho algo para ganarse una bronca. Esto no ayudaba a educar a Reshma, que en el fondo lo que quería era jugar e investigar,  y tampoco a Juno, que se asustaba muchísimo cuando se enfadaban con Reshma porque pensaba que la siguiente bronca iba para ella.


Esto no estaba funcionando. Las perras necesitaban salir más tiempo a pasear, Reshma para quemar energías y Juno para estar con Reshma en un ambiente de juego y coger más confianza con su nueva hermana, pero ¿qué iban a hacer?, Mamá y Papá pasaban mucho tiempo fuera de casa trabajando.


Abril sentía mucha pena por la situación, Mamá y Papá estaban deseperados e incluso se planteaban devolverla al albergue. Se les venía todo encima, sentían que algo estaban haciendo mal. Pero para Abril era demasiado tarde, ella ya sentía a Reshma como un miembro más de la familia, por muchos destrozos que hiciera. Algunas veces por la noche la oía lloriquear desde su cuarto porque quería entrar a casa con Juno, pero Mamá y Papá habían tenido muy mala experiencia dejándola dormir dentro de casa suelta.


Abril estaba muy triste, ella quería que Juno dejara de tener tanto miedo y que Reshma pudiera ser buena y no enfadar a Mamá y Papá, así todos estarían contentos.


Pensó y pensó, pero ¿qué iba a hacer ella? ¡sólo tenía 2 años!.


Abril pensó y pensó... ¡y finalmente dio con la solución!


¿Y si le digo a Mamá que ya no quiero ver la tele, que ya no quiero jugar con mis juguetes, que ya no quiero sentarme en mi parque...? ¿y si les digo que lo que quiero es dar paseos, laaaargos paseos?, ¡así sacaremos a las perras a pasear sin pensar en que empieza mi serie favorita y nos tenemos que ir, y Juno y Reshma podrán pasar mucho rato jugando y corriendo en la calle!


Al día siguiente, cuando Mamá y Papá recogieron a Abril de la guardería, Abril les dijo "¡paseo Mamá, paseo!", y Mamá dijo "sí cariño, ahora vamos a dar un paseo", y Abril respondió "¡Mamá, paseo graaaaaande Mamá, graaaande!", y Mamá volvió a decir "sí mi amor, vamos a dar un paseo muy grande mi vida".


Abril sabía que Mamá y Papá no entendían a los que Abril se refería. Hoy no quería ver Dora Exploradora, hoy no quería dar una simple vuelta a la manzana con las perras atadas en su correa, hoy quería salir a dar un paseo largo por el campo que había al lado de su casa, donde las perras pudieran correr a sus anchas.


Llegaron a casa y Papá cogió las correas. Abril dijo "¡no Papá! ¡Juno corre, Reshma corre!". Papá entendió que hoy Abril quería ir al descampado, así que dejó salir a las perras sueltas y fueron dando un paseo hacia el descampado de al lado de su casa.


Las perras estaban felices, olían las flores, jugaban a perseguirse... ¡qué gusto daba verlas jugar sin su correa!.


Cuando llegó la hora de irse a casa Mamá dijo "venga Abril vamos, que empieza Dora Exploradora", y Abril dijo "¡nooo Mamá, Juno juega, Reshma juega!". Mamá, muy sorprendida dijo "¿quieres que nos quedemos un ratito más?" y Abril asintió con la cabeza con mucha energía.


Se quedaron un rato muy largo, y las perras estaban encantadas. Abril miraba sonriente cómo jugaban, y Mamá y Papá no daban crédito de que Abril, que era como un reloj, se estuviera perdiendo tan de buena gana su serie favorita.


Juno y Reshma se tumbaron con la lengua fuera al lado de sus dueños, y Abril entendió que era el momento de volver a casa a descansar.


Esa noche Abril le pidió a Mamá que dejara dormir a Reshma en su camita al lado de Juno, dentro de casa. Mamá accedió, con más miedo que otra cosa, pero si se lo pedía su princesa con tanta efusividad, ¿por qué no darle una oportunidad?.


A la mañana siguiente Reshma amaneció tumabada en su camita, exactamente igual que Juno. No había ningún pis por la casa, no había nada roto y no habían oído ni un ladrido por la noche. Mamá y Papá entendieron que lo que le hacía falta a su perrita era jugar, quemar energía, cansarse. Los mayores gastan energía trabajando, cocinando, limpiando cosas en casa, Abril gastaba energía jugando en la guardería con sus amigos. Pero Reshma estaba todo el día en el porche de casa esperando a que llegaran sus dueños para que le dieran la vuelta a la manzana de todos los días. Ella necesitaba alguna manera de gastar su energía. Y Abril la encontró.


Desde ese día, Reshma no volvió a romper nada ni a hacerse pis, porque todos los días, Mamá, Papá y Abril salían a dar un paseo laaaargo laaaargo por el descampado. Puede que se perdiera Dora Exploradora todos los días, pero Abril sabía que tenía una responsabilidad con sus mascotas: ellas la necesitaban.

Datos del Cuento
  • Categoría: Infantiles
  • Media: 0
  • Votos: 0
  • Envios: 0
  • Lecturas: 151
  • Valoración:
  •  
Comentarios
0 comentarios. Página 1 de 0
Tu cuenta
Boletin
Estadísticas
»Total Cuentos: 19.057
»Autores Activos: 127
»Total Comentarios: 11.672
»Total Votos: 908.397
»Total Envios 41.545
»Total Lecturas 36.629.801